¿Qué pasó con la represión a las protestas por feminicidios en Cancún?

facebook

twitter

whatsapp

Email

La policía disparó contra las manifestantes y hasta ahora ninguna autoridad se ha hecho responsable

Un grupo de al menos 50 policías municipales de Cancún atacaron una manifestación feminista frente al Palacio Municipal de la ciudad, la noche del lunes 9 de noviembre.

La protesta de casi dos mil personas estaba frente a la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo. La exigencia era justicia por el asesinato de tres mujeres, entre ellas Bianca Alejandrina Lorenzana, una chica de 20 años cuyo cuerpo fue encontrado con signos de tortura en dos bolsas negras tras reportarla como desaparecida el sábado pasado.

Con el pretexto de “dispersar” la protesta, que al paso de las manifestantes dejaron fachadas pintadas y destrozos, los policías dispararon de manera directa y golpearon a quienes intentaron grabar las agresiones. Como resultado de estas acciones brutales, manifestantes y periodistas resultaron heridos. El colectivo Red de Periodistas de Quintana Roo reportó además 8 detenciones.

“Cuando empezaron los balazos la policía tenía bloqueados los dos principales accesos a la plaza para no dejarnos marchar”, dijo el reportero Alex Castro a El País, una hora después de que habían pasado las agresiones policíacas.

Por lo pronto, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, no tardó en escribir en Twitter : “Repruebo los actos de violencia que se dieron en Cancún esta noche...”, asegurando después que investigaría al responsable de las instrucciones para los actos de represión.

Y este martes por la mañana, Mara Lezana, alcaldesa de Benito Juárez (municipio donde está Cancún), informó que Eduardo Santamaría, director de la Policía Municipal de Benito Juárez, había sido separado del cargo mientras se investiga quién dio la orden de disparar. Por la tarde, el gobernador informó que ya lo habían destituido.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se tienen que investigar los hechos y que el gobernador debe aclarar los actos de ayer por parte de policías porque en su gobierno “(la represión) tiene que ver con actitudes autoritarias que no se acomodan a los nuevos tiempos”.

Lamentablemente para el presidente, su gobierno sigue estando marcado no sólo por actos represivos ante las protestas de hartazgo, sino por la poca atención a la prevención de la violencia de género y, sobre todo, por la impunidad que implica que los feminicidios sigan ocurriendo y yendo a la alza. Porque ahí están los números: tan sólo de enero a junio de este año, se registraron 489 feminicidios en el país . Más aún, a nivel nacional, México tiene pendientes por resolver los 34.608 homicidios dolosos que registró el año pasado, y por evitar los casi 11 feminicidios que ocurren a diario.