Pablo Lyle

AP

A pesar de alegar responder en defensa propia, Pablo Lyle deberá continuar proceso por homicidio

facebook

twitter

whatsapp

Email

El protagonista de "Mirreyes vs. Godinez" enfrenta cargos de homicidio luego de una violenta reacción a un hombre de 66 años en Miami

El 20 de agosto medios nacionales liberaron la noticia de que el actor mexicano podría ser exonerado de cargos de homicidio que enfrenta en Estados Unidos gracias a un testigo que presentarán sus abogados durante la audiencia final, la cual sucedió el día hoy, 22 de agosto.

Los abogados de Pablo Lyle contaron con el testimonio de Dennis Root, un experto en uso de la fuerza que apoyó a defensa del actor, con el fin de demostrar que actuó en defensa propia, sin embargo, a pesar de alegar esta situación y asegurar haber reaccionado con temor de que Juan Hernández, quien falleció ese día, fuese a lastimar a su familia, el juez se negó a esta versión de los hechos y determinó que Lyle debía continuar el proceso por homicidio.

Durante la audiencia, el actor recordó todo lo sucedido la tarde en la que él y su cuñado, Lucas Delfino, viajaban en una camioneta junto a sus hijos, cuando Delfino tomó una salido equivocada y por error "se le cerró" a Juan Hernández cuando manejaba su coche, provocando una molestia que tuvo a Hernández sonando el claxon, gritando y presuntamente golpeando los vidrios de la ventana del coche.

En el video que se tiene de los hechos, se observa al conductor del vehículo (Lucas Delfino) quien baja del coche con dirección a Juan Hernández, pero, al darse cuenta de que su coche no tiene el freno de mano, regresa a detenerlo. Por el otro costado del automóvil, Pablo Lyle se baja y camina hacia el Hernández.

En el video con las declaraciones de Lyle, el mexicano asegura que no pensó en otra salida más que bajar del vehículo y detener la situación por él mismo.

"Sentí que saliendo del coche fue la única manera de pararlo con mis manos", explicó el actor.

"En el momento, que Lucas salió del coche, pensé que él estaba en peligro. Todo se estaba poniendo peor y, en ese momento, pensé que todo se iba poner peor, por lo que quería que todos saliéramos de ahí, y asegurarme que nadie saliera lastimado", agregó.

A pesar de que la negativa del juez para otorgar una exoneración del actor y, por el contrario, tomara la decisión de llevar el caso a juicio, Pablo Lyle aún tiene una oportunidad de evitar la cárcel si es que llegase a un acuerdo con la parte acusatoria, es decir, la familia de la víctima, así como con la fiscalía que le acusa.

Para que esto resulte, dicho acuerdo debería suceder antes de que inicie su juicio y, por lo pronto, el mexicano seguirá en arresto domiciliario y sin oportunidad de viajar a México.