El caso detrás de la protesta con brillantina rosa en la fiscalía de la CDMX

El pasado lunes el titular de la SSC, Jesús Orta, fue atacado con escarcha rosa por mujeres como protesta por un caso de violación

logo

El día de ayer movimientos feministas protestaron afuera de las instalaciones de la fiscalía de la Ciudad de México en contra de la inseguridad que viven las mujeres actualmente.

En específico, las mexicanas se pronunciaron en contra de la fiscalía sobre el caso de una joven de 17 años que el pasado 8 de agosto fue presuntamente violada por cuatro policías de la CDMX, en la alcaldía de Atzapotzalco, cuando regresaba a su domicilio.

La joven acudió junto a su madre a realizar su denuncia, sin embargo, el caso no procedió por presunta falta de evidencia, pese a que existen grabaciones, pruebas médicas y testimonios, no existe imputación directa contra dichos policías por lo que siguen en libertad.

Publicidad

Con enojo por la situación, movimientos feministas acudieron a las afueras de la procuraduría exigiendo ser recibidas por las autoridades, mientras destruyeron puertas de cristal y rayaron paredes con mensajes de violencia hacia la comunidad masculina e incluso, manifestando con disfraces haciendo sátiras a los policías.

Al grito de “No me cuidan, me violan”, mexicanas buscaban una respuesta de las autoridades, ejerciendo presión a las afueras de la fiscalía, pero, al salir a dialogar el titular de la SSC, Jesús Orta, recibió un baño de brillantina color rosa que cayó encima del funcionario, en forma de protesta por lo sucedido con la adolescente.

El momento quedó capturado por medios de comunicación que se encontraban presentes en el lugar, por lo que Jesús Orta intentó continuar con su declaración a reporteros en el lugar, sin embargo, se escuchó una ola de gritos pidiendo “¡Justicia!” y, sin más remedio, regresó al interior de edificio.

Publicidad

La protesta más violenta: brillantina rosada

Durante las horas posteriores a lo ocurrido, el tema comenzó a virilizarse en redes sociales y la actitud de los movimientos feministas polarizó a la opinión pública.

Mientras algunos reprobaban la actitud del movimiento, rayando en lo “bandalista”, otros defendieron los actos de las mexicanas debido al hartazgo de la impunidad sobre la situación.

"No caeremos en provocaciones", respondió la procuraduría

Con respecto a lo ocurrido, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, publicó una declaración mediante sus redes sociales, tomando la protesta como un "acto de provocación” a la cual su administración no respondería violentamente.

“Quiero ser muy tajante en esto: no vamos a caer en ninguna provocación, esto es una provocación, querían que el gobierno utilizara métodos violentos, igual que ellos utilizaron y nosotros por ningún motivo vamos a caer en provocaciones”, explicó.

También agregó que, sobre el caso de los policías y la adolescente que fue agredida, la situación era un tema “delicado porque finalmente hay una joven involucrada y nunca jamás ha sido el estilo de la procuraduría victimizar”, concluyendo que “ni se van a fabricar culpables ni tampoco va haber impunidad”.

Horas más tarde, alrededor de las 20:00 horas, Claudia Sheinbaum publicó una segunda declaración, revelando que seis policías habían sido suspendidos de sus funciones, mientras la investigación continúa abierta.

Publicidad