Televisa

Sexo con 'm' de menstruación: ¡Estimula tu clítoris incluso con el protector puesto!

facebook

twitter

whatsapp

Email

Verónica Maza nos ayuda a crear la poderosa guía que faltaba para tener sexo durante esos días


Durante la menstruación sólo el 15% de las mujeres continúa con su vida sexual cotidiana y el 41% se concentra en estimular sexualmente a su pareja. El 49% evita cualquier tipo de actividad sexual genital y el 21% cualquier actividad sexual, aunque no incluya genitales.

Los hallazgos los reveló una encuesta efectuada por Clue , la aplicación digital de salud menstrual, en alianza con el equipo de investigación en usos de condón del Instituto Kinsey , durante el 2018, entre 95,000 personas de 200 países.

Para quienes quieren desafiar los hallazgos de las encuestas y explorar el erotismo cualquier día del mes, presentamos una guía con los consejos de la educadora sexual y periodista Verónica Maza , conductora del programa Eros y autora del libro “Sinfonía del Placer” (Turner, 2019). ¡Que la disfruten!

1. No hay nada de sucio en la menstruación

Puede haber muchas razones para no tener sexo en esos días, pero si alguna de ellas está vinculada con un prejuicio, tal vez te estés perdiendo de algo.

Lo mejor que podemos hacer para disfrutar del sexo en este periodo es primero entender que no tiene nada de sucio ni hay nada que sustente que sea prohibido. Desde hace siglos seguimos reproduciendo muchas ideas en torno a la sexualidad , por desgracia, en su lado prohibitivo. Hemos crecido con la idea de que “la menstruación es algo sucio”, “es algo que se tiene que ocultar”, “es algo de lo que no se habla”. No voy a ser una “perversa”, como decía mi mamá, por tener sexo en la menstruación.

2. Las hormonas ¿te prenden o te apagan?
En la menstruación, se tienen los niveles más bajos de estrógeno y progesterona de todo el ciclo. Los niveles bajos de estrógeno están vinculados con cambios de humor y malestar emocional, además, los estrógenos contribuyen a la lubricación vaginal, así que durante los días de menstruación, ésta disminuye. Puede pasar que también baje la libido durante estos días por el cambio hormonal. Es muy importante conocerse, hablar de cómo te sientes con la pareja, hacer acuerdos y no forzar las cosas, porque así como hay mujeres que por las hormonas se sienten más “prendidas”, hay otras que les ocurre al revés.

3. La química del sexo, a tu favor
Las hormonas del sexo pueden darnos un levantón anímico durante la menstruación y ayudarnos con los cólicos menstruales.

¿Qué pasa hormonalmente si tenemos sexo? En el libro S=EX2 , la ciencia del sexo, Pere Estupinyà , enumera las hormonas que entran a la arena sexual: dopamina, noradrenalina, oxitocina, endorfinas y serotonina, todo un coctel de bienestar.

Para empezar, el juego de seducción y cachondeo libera dopamina, que nos hace sentir “exaltados, vehementes, impetuosos, alegres y obcecados en avanzar hacia la cópula”. Una vez que la excitación está en curso, se libera noradrenalina, que da la sensación de energía y prepara al cuerpo para la acción. Las endorfinas son los neurotransmisores relacionados con el placer físico y la reducción del dolor (ayudarán a quitar o disminuir los dolores de cabeza y cólicos). La serotonina modula los estados de ánimo, y, para terminar, la oxitocina, conocida como la hormona del amor, provoca una sensación agradable, de apego y vínculo con la pareja (es la misma que provoca el amor entre madre y bebé).

Lo que parece claro entonces es que las hormonas del sexo ayudan extensivamente a quitarnos los cólicos menstruales, a aligerarnos la depresión del SPM y a sentirnos de mejor humor. Tener sexo durante esos días incrementa la energía y puede producir, además, menos dolor de cabeza o de ovarios.

4. Estimular tu clítoris, incluso con tu pantiprotector

Para tener vida sexual no necesariamente debe haber penetración. La masturbación en pareja es súper buena y puede ser muy placentera para ambos. Para las mujeres, nuestro principal órgano para sentir placer sexual es el clítoris, y el clítoris no está dentro de la vagina, está en la vulva, afuera. Entonces, para estimularlo, es posible hacerlo incluso con la ropa interior y el pantiprotector puestos. Este tipo de estimulación se puede hacer en cualquier lugar sin el temor a manchar nada. Y la mujer también puede darle sexo oral a su pareja o una estimulación manual.

5. No bajes la guardia con el embarazo

En la encuesta realizada por la app Clue y el Instituto Kinsey también se encontró que 30% de las mujeres se preocupan menos por el embarazo cuando no usan condón si están menstruando. No sólo eso, tal vez el hallazgo más inquietante fue que el uso del condón durante el sexo en la menstruación disminuyó 15% comparando su porcentaje de uso en días sin menstruación con actividad sexual.

¿Por? Si se tiene sexo sin protección durante la menstruación, los embarazos siguen siendo posibles. Recuerda que los espermatozoides viven hasta 72 horas y pueden alcanzar a completar la fecundación en caso de una ovulación prematura. La menstruación tampoco disminuye el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS).

Hay que tener mucho cuidado. Las infecciones de transmisión sexual (ITS) se contagian de muchas maneras y la sangre es un vehículo ideal para el contagio. De hecho, durante el ciclo menstrual los cambios en la función inmune y el ambiente vaginal te vuelven más propensa a contraer ITS. El VIH, la hepatitis y la gonorrea son algunas de las enfermedades que pueden contagiarse. Si se tienen los cuidados de usar preservativo ya sea masculino o femenino, y usarlo también para el sexo oral, eliminamos el riesgo importante de transmitir o adquirir una ITS y de tener embarazos no deseados.

6. Es momento del sexo en la ducha
Prueba tener sexo en la regadera. Tener un encuentro erótico bajo el agua ayuda a romper el tabú de tener sexo en la menstruación y también ayudará a la pareja a romper la cotidianidad. Porque muchas veces todo es lo mismo: las mismas posturas, los mismos lugares, la misma cama, y hacer pequeñas cosas como decir “podemos hacerlo durante la menstruación, vamos a hacerlo en la regadera; nos llevamos un jabón lindo, algún juguete sexual con el que podamos jugar durante la ducha”, pueden ser muy buenas para la pareja.

7. Sexo oral: recibir o no recibir
Hay personas que disfrutan dar o recibir el sexo oral en estos días, hay otras que no. Es una cuestión totalmente personal, de gustos, porque aquí sí se involucra un sabor diferente. Muchas mujeres sienten vergüenza de recibir sexo oral durante la menstruación. Lo importante es que se pueda platicar, que lleguen a acuerdos de pareja como: “a mí sí me gusta darte sexo oral durante la menstruación o a mí sí me gustaría recibir sexo oral durante la menstruación. Tomemos las medidas adecuadas”. Hay condones especiales, también pueden usar plastipack y colocarlo sobre la vulva para que no haya intercambio de fluidos durante el sexo oral. Lo más importante es que quien lo recibe esté de acuerdo. Para poder estar relajados ayuda mucho hablarlo antes. Cuando una pareja lo intenta sin comunicación, uno de los dos puede sacarse de onda y se rompe el flujo erótico.

8. Kit para sexo en la cama
Ten un juego de sábanas o toallas oscuras específicamente para eso. Si el sangrado es muy abundante, se puede poner un plástico abajo y encima poner la toalla. Y así, después del sexo se quita la toalla, se lava y no pasa nada.

9. Elige posiciones según tus gustos
Hay posturas en las que el sangrado será más abundante y otras con las que no lo será tanto. Si la mujer está arriba, obviamente será más abundante el flujo que salga de su cuerpo por la simple gravedad. En cambio, si se busca una postura de lado, o que la pareja esté encima, pues esas posturas permiten que haya menos salida de sangre. Pero todo es cuestión de gustos. Hay muchas personas a las que les erotiza que haya más sangre.

10. Mantén vivo el flujo erótico
Recuerda que el placer no está condicionado a la penetración. Que la erótica no implica, por fuerza, la penetración. Y que entonces, durante los días que dure la menstruación se pueden hacer muchas cosas con o sin contacto de pene-vagina. La cosa es dejar correr nuestro principal órgano sexual que es la mente, la imaginación y nuestra creatividad, para poder continuar con el flujo erótico durante esos días. A veces pasa que estamos con una pareja nueva, o con una con la que llevamos años y mantenemos una buena relación erótica y de pronto todo cambia a: “ya me bajó, ahora tenemos que suspender toda actividad durante tres a siete días” y eso va cortando el flujo de una erótica que puede darse de forma sabrosa y continuada. Lo ideal es que tengamos acercamientos en esos días también para no perder esa energía y flujo con otra persona.