¿5 minutos? Este es el tiempo que dura el acto sexual normalmente

facebook

twitter

whatsapp

Email

¿por qué ahora perseguimos la meta de durar tanto, si del sexo heterosexual la evolución sólo necesita poner el esperma en la vagina?

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A lo largo de la historia de la humanidad, la sexualidad ha pasado por un montón de prácticas que ahora se consideran raras, tabú o anecdóticas. Ahí está la práctica de los egipcios, que pensaban que tener relaciones entre hermanos era lo mejor pues se mantenía la pureza del linaje; o la masturbación de los faraones a las orillas del río Nilo para honrar a sus dioses.

No se quedan atrás los clérigos de la Edad Media que eran obligados a tener sexo con prostitutas para evitar la homosexualidad y demostrar que respetaban a las mujeres. Ni hablar de las ceremonias de la fertilidad que organizaban los griegos y romanos, sólo por mencionar algunos casos.

Aunque todas estas experiencias son de diferentes épocas y culturas, además de que la concepción del placer es distinto, hay algo en lo que concuerdan: todas estas maneras de tener sexo van más allá del llamado evolutivo, al que no le importa ninguna clase de adorno de placer, sino que se logre la preservación de la especie.

Pero, ¿si la evolución humana no quisiera un poco de placer, además de perpetuidad, para qué inventó que se sintiera bien? y ¿por qué ahora perseguimos la meta de durar tanto, si aparentemente del sexo sólo se necesita poner el esperma en la vagina?

Estas son algunas de las preguntas que a grandes rasgos tuvo un grupo de médicos de cinco países, quienes reclutaron a 500 parejas heterosexuales de más de 18 años, provenientes de Países Bajos, Reino Unido, España, Turquía y Estados Unidos, para establecer un consenso de la duración promedio de las relaciones sexuales, pensadas como tal sólo desde la penetración hasta la eyaculación intravaginal.

Las conclusiones del estudio que se llama “ Una encuesta poblacional multinacional sobre el tiempo de latencia de la eyaculación intravaginal ”, fueron una sorpresa, pues resultó que el promedio de cada pareja es muy dispar, pues hubo quien terminó en 33 segundos y quien tardó 44 minutos en concluir el acto sexual.

Sin embargo, el promedio de todas las parejas se estacionó en los 5,4 minutos de mete y saca hasta la eyaculación masculina.

Dentro de las cosas que se encontraron y resaltan en este estudio es que ni la nacionalidad de las parejas, que los penes estén circuncidados o no, o el uso del condón afectó el tiempo de duración del acto, lo que rompe con el mito generalizado de que con condón no se siente lo mismo.

Los investigadores que hicieron este análisis en términos de lo evolutivo (no del placer), intentaron responder ¿por qué dura lo que dura el acto sexual heterosexual? y ¿por qué se ha generalizado la idea de que entre más tiempo mejor?

Queda claro que a pesar de lo fácil que pensamos que es meter el pene en la vagina para eyacular, el acto es más complejo de lo que se piensa, la muestra es que no existe un tiempo considerado “normal” para el acto sexual en términos reproductivos.

Más allá de los prejuicios, aunque pareciera que este breve análisis de la sexualidad humana es una trampa más del machismo, valdría la pena tener en cuenta esta referencia para pensar que la humanidad ha complejizado su sexualidad para la fortuna del placer y que desde el inicio de las civilizaciones, lo evolutivo ha marcado algunos caminos que vale la pena reconsiderar y quizá olvidar por completo.

Por lo menos para los hombres heterosexuales, en términos de lo evolutivo, otra vez la vara no es muy alta y según la ciencia con que la metan basta, aunque por otro lado, el placer y la consideración de las parejas sexuales es otra cosa y cada quien decide cuánto durar y cuánto puede complacer a su pareja para tener una vida sexual sana, equilibrada y plenamente satisfecha.