Meghan Markle viaja a Canadá con su hijo, mientras Harry lidia con la crisis de su retiro

facebook

twitter

whatsapp

Email

La pareja tomó la decisión de dejar sus roles como miembros de la familia Real

Luego de que se anunciara su salida como miembros principales de la Familia Real, el Príncipe Harry y Meghan Markle se enfrentan al escándalo que resultó de la inesperada noticia.

De acuerdo a tabloides británicos como The Sun , el príncipe se encuentra en el Reino Unido para tratar de solucionar el escándalo y lograr llegar a un acuerdo con la Reina Isabel II.

Por su parte, Meghan regresó a Canadá para estar con su hijo, Archie, quien se quedó al cuidado de la mejor amiga de la duquesa, Jessica Mulroney y su niñera, por que sus padres no querían que se sufriera el jetlag de un viaje tan corto, reportó el Daily Mail.

La familia Sussex pasó seis semanas en el país norteamericano durante las vacaciones decembrinas, pero la pareja viajó a Inglaterra para avisar que dejaban sus roles principales dentro de la monarquía.

Según rumores, es probable que los duques se muden de manera permanente a este país y viajen constantemente para cumplir con sus compromisos en el Reino Unido.

Hace unos días, la pareja sorprendió al mundo -y a la familia Real- al revelar que tomarían un rumbo diferente este año, con la finalidad de ser financieramente independientes.

“Después de muchos meses de reflexión y discusiones internas, hemos elegido hacer una transición este año para construir un nuevo rol en esta institución. Nos retiramos de nuestro rol como miembros mayores de la Familia Real y trabajaremos para ser financieramente independientes, mientras seguimos apoyando a su Majestad, la Reina”, se lee en el comunicado.

“El balance geográfico nos permitirá criar a nuestro hijo con apreciación por la tradición de la realeza en la que nació, pero también podremos darle a nuestra familia un espacio para enfocarnos en el siguiente capítulo, incluyendo el lanzamiento de nuestra nueva organización de caridad”, se agregó.

La noticia tomó por sorpresa al Palacio de Buckingham, e incluso, fuentes reportaron que la Reina está “decepcionada” y “herida” por que no le avisaron antes de su decisión.